Productos de tabaco

Consumo de tabaco en el ejército: un peligro para quienes nos mantienen a salvo

Foto de personal militar

El personal militar de Estados Unidos —tanto los miembros en servicio activo como los veteranos— están dispuestos a arriesgar sus vidas por su país y para preservar las libertades estadounidenses. Pero esta población puede estar en riesgo de enfermedades y muertes evitables ocasionadas por el consumo de tabaco como resultado de factores únicos que influyen en el consumo de tabaco en el ejército, como estrés, influencia de los pares y acceso a productos de tabaco con descuento.1,2 Las investigaciones han encontrado altos índices de iniciación en el hábito de fumar entre el personal militar3,4 y el índice del hábito de fumar actual entre veteranos es más elevado que el promedio nacional de adultos,5 que pone de relieve la necesidad de iniciativas integrales que apunten a reducir el hábito de fumar cigarrillos en los Estados Unidos.


Hábito de fumar entre el personal militar en servicio activo y veteranos

Según un análisis de 2018 de datos de 2010-2015 de la Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas y Salud, aproximadamente el 30 por ciento de los veteranos se autodeclaró consumidor actual (es decir, en los últimos 30 días) de cigarrillos, cigarros, tabaco sin humo, tabaco para pipa y/o para armar uno mismo; la mayoría (21.6 por ciento) informó que actualmente consume cigarrillos.5 Entre el personal en servicio activo, el Departamento de Defensa (DoD) de los EE. UU. descubrió en su Encuesta sobre conductas relacionadas con la salud de 2015 que aproximadamente el 14 por ciento de su personal se autodeclaró consumidor actual.6

Una explicación para este desproporcionado índice de consumo de tabaco entre veteranos —en comparación con la población general— es que el consumo de tabaco ha sido una norma dentro de las fuerzas militares durante muchos años; a menudo se usaba no solo para crear camaradería con otros miembros, sino también como una manera de mitigar el estrés. Con frecuencia, el estrés y el trauma psicológico que supone el combate pueden ser abrumadores, y el personal militar indica que el consumo de tabaco —principalmente el fumarlo— es una manera de liberar estrés, sobre todo durante el despliegue, a pesar de que los estudios demuestran que el hábito de fumar en realidad empeora el estrés.7, 8


El impacto del hábito de fumar en la salud de los militares

Bandera de EE. UU.

Aunque ningún producto de tabaco se puede considerar seguro para su consumo, los cigarrillos suponen el mayor riesgo para la salud. Además de ocasionar directamente una letanía de problemas de salud graves, desde cáncer y enfermedades pulmonares fatales hasta enfermedades cardíacas, el hábito de fumar también pueden exacerbar las afecciones de salud existentes. Esto es preocupante, debido a que muchos militares ya tienen un mayor riesgo por problemas de salud debido a la naturaleza de sus trabajos. Las investigaciones del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) de los EE. UU. y del DoD muestran una correlación entre el despliegue en Iraq y Afganistán y las enfermedades respiratorias.9, 10

Por ejemplo, un estudio de más de 46,000 participantes del estudio de Cohorte Millenium del DoD descubrió que el 14 por ciento de los militares que se habían desplegado en Iraq y Afganistán desarrollaron nuevos síntomas respiratorios —definidos en el estudio como tos crónica o recurrente o respiración entrecortada— en comparación con el 10 por ciento de los que no se desplegaron.10 Otro estudio de más de 768,000 veteranos también descubrió que, en comparación con las tropas no desplegadas, los militares que sirvieron en Iraq y en Afganistán tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias como asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.9 Estos descubrimientos destacan algunas de las preocupaciones de salud graves y exclusivas que padece el personal militar y que podrían agravarse con el consumo de tabaco.


Plan de la FDA para reducir los niveles de nicotina en los cigarrillos puede ayudar a reducir el hábito de fumar entre el personal militar

En un intento de reducir y evitar los daños asociados con el consumo de tabaco combustible entre todos los estadounidenses, en particular aquellos afectados desproporcionadamente por el hábito de fumar cigarrillos como miembros y veteranos de las fuerzas militares, la FDA está considerando disminuir la nicotina en cigarrillos a niveles mínimos o no adictivos. Si se promulga, se espera que dicha medida tenga un impacto importante en la salud de la población al ayudar a los fumadores adictos adultos a dejar de fumar cigarrillos, a la vez que evitan que las futuras generaciones de niños se vuelvan adictos a los cigarrillos en primer lugar. De hecho, una estimación de muestra descubrió que si se pone en funcionamiento una norma de productos de nicotina para el 2020, se evitarían casi 8 millones de muertes prematuras ocasionadas por el hábito de fumar para el año 2100.11


Uso de cigarrillo electrónico en las fuerzas militares y sus beneficios potenciales

Botas militares

Otra consideración bajo el el plan integral de la FDA para la regulación de tabaco y nicotina es si algunos fumadores adictos adultos que no pueden o no quieren dejar de usar productos de nicotina del todo pueden beneficiarse si se cambian, de manera exclusiva, a un producto de tabaco no combustible, como cigarrillos electrónicos. Aunque se precisa más investigación para comprender el posible efecto de los cigarrillos electrónicos en la salud, tanto a nivel individual como de la población, los estudios preliminares sugieren que los cigarrillos electrónicos son potencialmente menos dañinos que los cigarrillos combustibles.

Según un informe de 2018 realizado por las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina (NASEM), "existe evidencia sustancial de que, excepto para la nicotina, la exposición a sustancias potencialmente tóxicas de los cigarrillos electrónicos es significativamente inferior en comparación con los cigarrillos combustibles". El informe también descubrió que cambiarse por completo del cigarrillo al cigarrillo electrónico puede ofrecerles a los fumadores adictos adultos una importante oportunidad para reducir el daño.12 Sin embargo la evidencia actual aún no es suficiente para respaldar las afirmaciones de que los cigarrillos electrónicos y otros Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (ENDS) son dispositivos eficaces para dejar de fumar y que, además, el uso dual de cigarrillos y cigarrillos electrónicos pueden aumentar los niveles de exposición a tóxicos del usuario en general.

Comprender los riesgos potenciales y beneficios de los cigarrillos electrónicos es importante en el contexto de la salud militar, ya que los miembros del ejército han experimentado un aumento en el uso del cigarrillo electrónico entre sus filas. En 2015, casi el 36 por ciento del personal militar informó haber utilizado cigarrillos electrónicos y alrededor del 11 por ciento se identificó como usuario diario de cigarrillos electrónicos, un aumento de ocho y tres veces respectivamente, desde 2011.6


Dejar de fumar: hacer un plan y cómo recibir ayuda para dejar de fumar

Veterano en silla de ruedas

Aunque algunos productos de tabaco pueden ser menos dañinos que fumar cigarrillos —tanto para miembros en servicio activo como para veteranos— la mejor opción para la salud a largo plazo es dejar de fumar. Por lo general, dejar de fumar es difícil y puede llevar varios intentos13, pero es posible. Con cada intento para dejar de fumar, los consumidores de tabaco aprenden más acerca de lo que funciona y lo que no para permanecer libres de tabaco. Y mientras más tiempo una persona pueda estar sin fumar, es mayor la oportunidad que el cuerpo tiene para curarse.

Terapias para el reemplazo de nicotina (NRT) son una herramienta eficaz para usar cuando se intenta dejar de fumar y, además, pueden duplicar las probabilidades de dejar de fumar de manera exitosa.14 Muchas pastillas, goma de mascar y parches al estilo de las NRT se pueden usar en conjunto unas con otras y se pueden comprar sin receta.15 Aunque las NRT están destinadas para el uso a corto plazo durante el período de abstinencia de la adicción a la nicotina asociada con productos de tabaco, se pueden considerar seguras para el uso a largo plazo a discreción de un proveedor de salud pública.

Se ha demostrado que el asesoramiento telefónico y en persona que se utiliza con las NRT aumenta las probabilidades de dejar de fumar.16 VA ofrece muchos recursos, que incluye la medicación y el asesoramientoy la línea para dejar de fumar 1-855-QUIT-VET para veteranos inscritos en cuidados de salud de la VA. Los miembros militares en servicio activo y retirados y sus familias que tienen cobertura fuera de VA pueden recibir asesoramiento y tratamiento para dejar de fumar de Tricare y otros programas del DoD.17


1. Nelson JP, Pederson LL. Consumo de tabaco en los militares: una síntesis de la literatura sobre la prevalencia, los factores relacionados con el consumo y las intervenciones para dejar de fumar. Resolución sobre el tabaco y nicotina 2008;10:775-90.
2. Haddock CK, Hyder ML, Poston WS, Jahnke SA, Williams LN, Lando H. A longitudinal analysis of cigarette prices in military retail outlets. Am J Public Health 2014;104:e82-7
3. Klesges RC, DeBon M, Vander Weg MW, et al. Efficacy of a tailored tobacco control program on long-term use in a population of U.S. military troops. J Consult Clin Psychol 2006;74:295-306.
4. Ministro de Defensa de los EE. UU. Memorándum para los secretarios de los departamentos militares. Washington, DC: Ministro de Defensa de los EE. UU.; 2016. http://www.med.navy.mil/sites/nmcphc/Documents/health-promotion-wellness/tobacco-free-living/INCOMING-CARTER-Tobacco-Policy-Memo.pdf. Consultado en octubre de 2018.
5. Odani S, Agaku IT, Graffunder CM, Tynan MA, Armour BS. Consumo de productos de tabaco entre veteranos militares - Estados Unidos, 2010-2015. Informe semanal de morbilidad y mortalidad (MMWR) 2018;67:7-12.
6. Meadows, SO, Engel, CM, Collins, RL, et al; para la Agencia de Salud de Defensa. 2015 Encuesta sobre conductas relacionadas con la salud (HRBS) del Departamento de Defensa. Washington, DC: Agencia de Salud de Defensa de los EE. UU.; 2015. Consultado en octubre de 2018.
7. Smith B, Ryan MA, Wingard DL, Patterson TL, Slymen DJ, Macera CA. Cigarette smoking and military deployment: a prospective evaluation. Am J Prev Med. 2008
8. Parrott A. ¿El hábito de fumar cigarrillos produce estrés? The American Psychologist. 1999; 54(10):817-820.
9. Estudio: veteranos de Iraq y Afganistán tiene mayor riesgo de enfermedades respiratorias [Nota de prensa]. Washington, DC: Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU.): 26 de agosto de 2014. https://www.research.va.gov/currents/summer2014/summer2014-24.cfm Consultado en octubre de 2018.
10. Smith B, Wong CA, Smith TC; for the Millennium Cohort Study Team. Newly Reported Respiratory Symptoms and Conditions Among Military Personnel Deployed to Iraq and Afghanistan: A Prospective Population-based Study. American Journal of Epidemiology, Volumen 170, Edición 11, 1 de diciembre de 2009, páginas 1433-1442
11. Apelberg BJ, Feirman SP, Salazar E y otros. Potential Public Health Effects of Reducing Nicotine Levels in Cigarettes in the United States. The New England Journal of Medicine. 2018; 3 de mayo; 378(18):1725-1733.
12. Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina. 2018. Consecuencias de los cigarrillos electrónicos en la salud pública. Washington, DC: The National Academies Press. https://doi.org/10.17226/24952.
13. Silagy C, Lancaster T, Stead L, Mant D, Fowler G. Nicotine replacement therapy for smoking cessation (revisión). Base de Datos Cochrane de revisiones sistemáticas, 2004, Edición 3. Art. n.°: CD000146. DOI: 0.1002/14651858.CD000146.pub5.
14. Hartmann-Boyce J, Chepkin SC, Ye W, Bullen C, Lancaster T. Nicotine replacement therapy versus control for smoking cessation. Base de Datos Cochrane de revisiones sistemáticas, 2018, Edición 5. Art. n.°: CD000146.
15. Sweeney CT, Fant RV, Fagerstrom KO, McGovern JF, Henningfield JE. Combination nicotine replacement therapy for smoking cessation: rationale, efficacy and tolerability. CNS Drugs. 2001;15(6): 453-467.
16. Hollis JF, McAfee TA, Fellows JF, Zbikowski SM, Stark M. The effectiveness and cost effectiveness of telephone counselling and the nicotine patch in a state tobacco quitline. Tobacco Control. 2007; 16 (Supl. 1): i53-i59.
17. Aproximadamente tres de diez veteranos estadounidenses consumen productos de tabaco [Nota de prensa]. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., Centros para el Control y de Enfermedades; 11 de enero de 2018. https://www.cdc.gov/media/releases/2018/p0111-tobacco-use-veterans.html. Consultado en octubre de 2018.


 

 


Este sitio web ha sido traducido del inglés al español y se actualiza con frecuencia. Es posible que algunos enlaces lo redirijan a contenidos disponibles únicamente en inglés o que algunas palabras de la página aparezcan en inglés hasta que el proceso de traducción finalice (por lo general, dentro de las 24 horas). Agradecemos su paciencia y comprensión. En caso de que haya discrepancias con el significado, la versión en inglés es la oficial. Gracias por visitar esp.fda.gov/tabaco.

Última actualización de la página: 09/10/2018
Nota: Para obtener información en diferentes formatos, lea las Instrucciones de descarga para ver y reproducir.
Ayuda para idiomas disponible: English | 繁體中文 | Tiếng Việt | 한국어 | Tagalo | Русский | العربية | Kreyòl Ayisyen | Français | Polski | Português | Italiano | Deutsch | 日本語 | فارسی | Español