• Reducir tamaño letra
  • Volver a tamaño letra normal
  • Aumentar tamaño letra
Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.

Productos de tabaco

  • Imprimir
  • Compartir
  • Correo electrónico
  • in English in English

Ocho consejos para hablar con los jóvenes sobre el tabaco

20 de agosto de 2012

Ser padres es uno de los trabajos más gratificantes que existen. Sin embargo, también es uno de los más difíciles, especialmente cuando se trata de conversar sobre temas importantes como el uso del tabaco.

Padre e hijo mirándose y sonriendoTenga en cuenta esto: todos los días en los Estados Unidos, más de 3,800 jóvenes menores de 18 años fuman su primer cigarrillo y más de 1,000 jóvenes menores de 18 años se vuelven fumadores diarios.1 Los jóvenes son susceptibles a la nicotina. Cuanto más joven se es al comenzar a consumir tabaco, más son las probabilidades de volverse adicto a la nicotina y de aumentar cada vez más la adicción.2

Como padre, usted juega un papel importante e influyente en los esfuerzos por evitar que los jóvenes usen tabaco. Algunos estudios sugieren que la influencia de compañeros, familiares y padres es un factor de riesgo para los jóvenes que comienzan a fumar.3

Entonces hágase tiempo para hablar con sus hijos sobre el riesgo de usar tabaco actualmente. Gracias a sus consejos, quizás no adquieran el hábito. Los siguientes consejos pueden ayudarlo a comenzar la conversación.

 

  1. Comparta los datos.
    El saber da poder: comparta con los jóvenes los datos sobre el tabaco para que puedan hacer buenas elecciones.Ver nuestra infografía sobre los datos acerca de los jóvenes y el tabaco.
  2. Hable cuanto antes y a menudo.
    El uso de tabaco puede comenzar tan pronto como en la escuela media (actualmente más de 600,000 estudiantes de escuela media fuma cigarrillos4); por lo tanto nunca es demasiado temprano para comenzar a hablar sobre los peligros del tabaco. Haga que sus hijos entiendan que usted quiere preservar su seguridad y espera que ellos eviten el consumo del tabaco.
  3. Aproveche las oportunidades diarias para hablar y escuchar.
    Hay muchas otras oportunidades todos los días para sacar el tema del consumo de tabaco y sus riesgos. La próxima vez que vea a alguien fumando en público, tómese un momento para discutir cómo eso daña el cuerpo. Dígales que "el tabaco es sumamente adictivo y tóxico para sus cuerpos.  Puede dañar los pulmones, el corazón y otros órganos del cuerpo".
  4. Sea honesto, directo y abierto.
    Cree un ambiente donde usted y sus hijos puedan hablar abiertamente sobre el consumo de tabaco. Si amigos o familiares han fallecido a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco, explíquele a sus hijos de qué manera el tabaco causó su muerte. Asegúrese de que comprendan bien los riesgos del consumo de tabaco. Una manera de ayudarlos a que aprendan es a través de los juegos, como en esta actividad causa-efecto que muestra los posibles riesgos del consumo de cigarrillos.
  5. Haga que sea una conversación bidireccional.
    Hable con sus hijos. Escuche atenta y activamente lo que sus hijos dicen y aliéntelos a que hagan preguntas y compartan sus sentimientos y preocupaciones. 
  6. Sea un buen ejemplo.
    Los hijos de padres que fuman tienen más probabilidades de fumar en el futuro.5 Si usted fuma, no lo haga frente a sus hijos y no deje cigarrillos donde puedan obtenerlos fácilmente. Considere intentar dejar de fumar hoy mismo.
  7. Establezca normas claras.
    A los niños se les deben dar normas claras y consistentes sobre no consumir tabaco mientras crecen. Conozca más sobre establecer normas de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Drogas.
  8. Ayude a sus hijos a que aprendan a decir "No".
    Los adolescentes y los adultos jóvenes son particularmente vulnerables a las influencias sociales y ambientales cuando se trata del consumo de tabaco.6 Como padre, usted puede ayudar a sus hijos a aprender a superar estas influencias. Ayúdelos a crear un plan sobre cómo decir "no".

 

Ahora tiene nuestros mejores consejos para entablar conversación con sus hijos sobre el tabaco. Comparta sus propios consejos con nosotros y otros padres.

 

Corra la voz

 

Recursos adicionales

 

Referencias

1 - Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias, Resultados de la Encuesta Nacional 2010 sobre Consumo de Drogas y Salud: Resumen de los resultados a nivel nacional, NSDUH Serie H-41, Publicación de HHS Nº (SMA) 11-4658. Rockville, MD: Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Drogas, 2011.

2 - Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. Las consecuencias para la salud por el Consumo de tabaco. Página 7. Atlanta: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Oficina de Salud y Tabaquismo, 2004.

3 - Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. Prevención del uso de tabaco entre los jóvenes: informe de la Oficina del Cirujano General. [PDF], Página 110. Atlanta: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Oficina de Salud y Tabaquismo, 2012

4 - Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. Prevención del consumo del tabaco entre los jóvenes y adultos jóvenes: hoja de datos Atlanta: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y la Promoción de la Salud, Oficina Sobre el Fumar y la Salud, 2012

5 - Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. Prevención del uso de tabaco entre los jóvenes: informe de la Oficina del Cirujano General. [PDF], Página 97. Atlanta: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Oficina de Salud y Tabaquismo, 2012

6 - Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. Prevención del uso de tabaco entre los jóvenes: informe de la Oficina del Cirujano General. [PDF], Página 460. Atlanta: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Oficina de Salud y Tabaquismo, 2012

 

 

 


Este sitio web ha sido traducido del inglés al español y se actualiza con frecuencia. Es posible que algunos enlaces lo redirijan a contenidos disponibles únicamente en inglés o que algunas palabras de la página aparezcan en inglés hasta que el proceso de traducción finalice (por lo general, dentro de las 24 horas). Agradecemos su paciencia y comprensión. En caso de que haya discrepancias con el significado, la versión en inglés es la oficial. Gracias por visitar esp.fda.gov/tabaco.